Separación familiar: Jamás se puede justificarla?

This article is available in English.

Se habían separado familiares hace siglos y por motivos diversos. En el pasado, los padres se marchaban para encontrar trabajo o luchar en la guerra. Hijos adultos se fueron para encontrar nuevas vidas y experiencias. Padres y/o hijos se morían debido a enfermedades o condiciones de la vida. Situaciones políticas habían forzado las separaciones o otros daños a los familiares. 

El debate sobre la seguridad de los niños ha resultado en programas del gobierno que remuevan a los niños desde situaciones determinadas a ser abusivas o peligrosas a los niños. Basado en las perspectivas diferentes de cada sociedad, se justifica o se condena la separación, dependiendo de la situación.

Nos decimos que a través de la justificación o condenación moral de una situación, se puede mitigar el trauma y el impacto duradero de la separación familiar. ¡NO ES! La investigación nos dice repetidamente que hay elementos centrales que reducen o amplían el impacto negativo de la separación a los niños, independiente de la causa específica de la separación. 

Aunque siempre existe el trauma para los niños resultante de la separación familiar, se puede mitigarlo cuando hay las siguientes componentes e intervenciones.

  • Cuando el otro padre, hermanos u otros familiares continúan a vivir con y cuidar por el hijo o los hijos. Incluso en las situaciones de vivir más desafiantes, los niños se sienten más seguros y protegidos cuando otros miembros de su familia se quedan con ellos.
  • Cuando la situación traumática se define claramente a los niños, especialmente si hay un plazo previsto. Este provee al niño o a los niños un entendimiento más claro de los peligros y de las soluciones.  
  • Cuando se satisfacen las necesidades fundamentales de los niños (refugio, alimento, ropa etc.) y hay una rutina establecida. Este ofrece a los niños seguridad y predictibilidad. 
  • Cuando hay un sistema de apoyo para el hijo o los hijos y la familia. Todos los niños lamentan las pérdidas experimentadas a través del trauma. Un sistema de apoyo adecuado y duradero les asistirá en el proceso de dolor y les proveerá con habilidades de superación que aumentará la resiliencia.  
  • Cuando hay contacto entre los hijos y los familiares separados.
  • Cuando el hijo o lo hijos mantiene(n) el control en la situación (percibida o actual)

Experiencias traumática tendrán un impacto duradero, permanente y debilitante cuando los siguientes elementos ocurren:

  • Cuando los niños están separados de todos los miembros de la familia, especialmente de sus padres y hermanos, sin la posibilidad de establecer un vínculo o un calendario para la separación.
  • No se satisfacen las necesidades básicas de los niños, su horario/rutina se interrumpe indefinidamente y no se establece ningún otro horario.
  • No hay una causa definida ni un periodo de tiempo definido para la separación. La falta de explicación de la causa también es destructiva.
  • No existe ningún método de contacto con los demás miembros de la familia, especialmente padres y hermanos.
  • No hay un lenguaje familiar ni actividades culturales para el niño o los niños.
  • El alejamiento de la situación traumática inicial provoca traumas adicionales.
  • Los niños tienen poco o ningún control sobre la situación (real o percibido).

Los niños en estas situaciones traumáticas sufrirán consecuencias mentales, físicas, emocionales y psicológicas a largo plazo que provocarán daños cerebrales, inestabilidad mental, problemas de salud física y elecciones de comportamiento destructivas para ellos mismos y para los demás. Estas consecuencias afectan negativamente a las sociedades locales, nacionales e internacionales.

¿Cómo ayudamos a los niños a superar los traumas que han sufrido?

  • Debemos detener inmediatamente la situación traumática inicial y revertir todas las consecuencias traumáticas resultantes. Hay que proporcionar a los niños medidas correctivas para que vuelvan a conectar con su familia, especialmente con sus padres y hermanos, y con otros familiares capaces de cuidar de ellos.
  • Los niños necesitan un entorno seguro con cuidadores permanentes (preferiblemente padres o familiares) que puedan satisfacer sus necesidades básicas.
  • Los niños necesitan servicios profesionales de apoyo a largo plazo que les ayuden en su proceso de duelo y satisfagan sus demás necesidades (físicas, mentales, psicológicas y conductuales).
  • Los niños necesitan que se les proporcione un apoyo adecuado para su desarrollo, que incluya educación, relaciones sociales, actividades físicas y experiencias vitales.

Las sociedades en las que vivimos, más pequeñas como el hogar/comunidad o más grandes como la nacional y la internacional, tienen la obligación legal y moral de cuidar a los niños de forma responsable. Esto debe hacerse mediante leyes, políticas e infraestructuras. Pero esas leyes, políticas e infraestructuras también tienen que ser creadas y aplicadas por líderes que se adhieran a los principios humanos de santidad, derechos y dignidad. Todos los miembros de cada estructura social tienen la responsabilidad de garantizar que la sociedad en la que residen refleje estos principios a través de sus leyes, acciones y decisiones. Es la responsabilidad de TODOS los miembros de cada sociedad crear, inculcar, supervisar, evaluar, corregir y revertir la separación familiar cuando sea necesario.

¿Estás actuando contra la separación familiar perjudicial e innecesaria en tu sociedad local y en el mundo?